Portal del visitante
Descubre La Aldea de San Nicolás
Actividades
Dónde dormir
Gastronomía
Experiencias que tienes que vivir

La experiencia de acercarse a La Aldea de San Nicolás a través de alguno de sus tres accesos invita a sumergirse en un espacio mágico: desde el norte se sobrevuelan espectaculares acantilados y bellos balcones naturales, desde la cumbre se disfruta un vertiginoso descenso flanqueado por angostas gargantas y desde el sur se descubren los secretos de su naturaleza indómita. Tardarás en llegar porque querrás tener recuerdos de cada rincón del trayecto.

El municipio aldeano es un remanso de tranquilidad donde descubrir unos paisajes de ensueño a través de sus caminos y rincones. La noche abre sus puertas a un cielo único y el día invita a descubrir las costumbres y tradiciones de una gente acogedora y amable.

Naturaleza
Cultura
Astronomía
Senderismo
Orientación
Playas

La Aldea de San Nicolás está situada al oeste de la isla de Gran Canaria y es el tercer municipio en extensión, con 139 kilómetros cuadrados. Se conforma desde la costa al interior y su altitud máxima, localizada en la Montaña de Los Hornos (Inagua), es 1.440 metros sobre el nivel del mar.

La Aldea de San Nicolás está cercada en sus límites norte y este por acantilados y barrancos y se alarga de norte a sur en una irregular franja costera de 33 kilómetros. Se trata de una costa considerablemente accidentada, alta, rocosa y con playas o pequeñas calas que se corresponden con las desembocaduras de barrancos o barranquillos.

Esta disposición de formaciones volcánicas viene desarrollando un proceso erosivo hasta la actualidad. Se trata de una unidad geomorfológica de gran belleza paisajística y de un extraordinario interés científico, ya que está situada en la parte más antigua de la Isla.